Sospecha narco: crece el misterio por la desaparición de una nena

Los investigadores del caso siguen de cerca una disputa familiar muy fuerte entre su padre, Juan Carlos, y su madre, Yanina, hoy separados. En las últimas horas, llegó a la Fiscalía Nº 20 de Malvinas Argentinas un informe que detalla que hace pocas semanas el padre de Sheila obtuvo la tenencia legal de la nena junto a la de sus otros hermanos. Además, había conseguido que desde ANSES le depositen a él un plan social que cobraba Yanina.

Bruno, can de la Bonaerense especializado en rastrear personas vivas, y un perro de Gendarmería siguieron un posible rastro de Sheila tras su desaparición. Trazaron un camino, virtualmente idéntico al que va desde la casa del padre hasta la de la madre, a unas 20 cuadras de distancia. Los perros se detuvieron al llegar la lugar. Hay, por otra parte, un margen de duda para esta posible prueba: Juan Carlos Ayala declaró que su hija estuvo el jueves por la noche en la casa de su madre, por lo tanto no se sabe si el rastro que siguieron los perros es anterior o posterior a la desaparición.

La otra hipótesis que baraja la Justicia tiene que ver con algo mucho más oscuro que un simple secuestro, algo que agita los fantasmas del caso de Candela Sol Rodríguez, desaparecida y asesinada en 2011. Tanto el padre, ante la fiscalía, como el resto de la familia, ante varios medios de comunicación, denunciaron que la madre estaría involucrada en la venta de estupefacientes, que la desaparición de Sheila podría ser una vendetta por una presunta deuda narco.

No te pierdas