La causa en la Justicia del Decano baleado este viernes

El decano de la Universidad Técnica Nacional de La Plata, Carlos Fantini, fue atacado a balazos este viernes, al llegar a su casa, y la presunción de los especialistas es la de un ajuste de cuentas.

Carlos Fantini comenzó a formar parte del personal de la UTN de La Plata en 1974 de acuerdo a registros previsionales: durante más de cuarenta años protagonizó una carrera sin altibajos. Sin embargo, los problemas aparecieron en mayo de 2016 cuando la ONG Poder Ciudadano realizó una denuncia ante la justicia platense por supuestas irregularidades en un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación con una fundación de la UTN de La Plata durante los años 2009 y 2015.

Alicia Kirchner y Carlos Fantini (último a la izquierda) años atrás en una jornada sobre política social.

La causa, que quedó a cargo del juez federal Ernesto Kreplak, requería investigar a la entonces titular de la cartera de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, al propio Fantini y a otros directivos de la entidad educativa por una malversación de fondos de unos $181 millones y presuntas maniobras en la contratación de los ingenieros responsables de controlar el plan Argentina Trabaja, correspondiente al Ministerio de Acción Social.

Kreplak intenta definir si la fundación de la facultad era utilizada para recibir el dinero de los fondos nacionales y hacer luego millonarias contrataciones sin llamar a licitación pública.

La denuncia de Poder Ciudadano estuvo basada en un informe confeccionado por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la auditoría interna de la UTN nacional. Allí se habría detectado la falta de rendición de cuentas sobre esos 181 millones de pesos que entregó la cartera de Desarrollo Social a la UTN platense para el control del programa Argentina Trabaja.

De acuerdo con la investigación, una mayoría de los profesionales que formaban parte de las listas de cobro nunca participó de esas auditorías. Incluso hubo quienes denunciaron haber sido víctimas de sustracción de identidad. Según la investigación, la UTN confeccionó un listado administrativo en el que se registraba el pago de sueldos de entre 11.000 y 16.000 pesos a 243 ingenieros de Santa Fe. Sin embargo ese dinero nunca llegó a los profesionales: habría recaído en diversas empresas y sociedades.

A lo largo de los 12 años de gobierno kirchnerista, la UTN se convirtió en la universidad “predilecta” del entonces ministro de Planificación y hoy procesado y detenido Julio De Vido, debido a una gran cantidad de convenios firmados entre su cartera y fundaciones de la entidad educativa. 

Por su parte, Fantini se presentó a una indagatoria del juez Kreplak por la causa de los convenios con Desarrollo Social en junio de este año. Durante su comparecencia, se habría negado a colaborar con la causa y presentó una serie de papeles con la intención de desligarse de cualquier sospecha de corrupción.

Fuente: Diario Infobae

No te pierdas