Histórico: se inauguró el “Paseo Cultural y Religioso Virgen del Valle” y la Madre Morena regresó a su casa

Un día histórico para la sociedad catamarqueña. Este viernes quedó oficialmente inaugurada la obra “Paseo Cultural y Religioso Virgen del Valle” en La Gruta de nuestra Madre del Valle, un espacio histórico, emblemático y de un gran sentido religioso para todo el país y en especial para los catamarqueños y catamarqueñas.

El acto inaugural fue encabezado por el gobernador Raúl Jalil, el intendente de la capital, Gustavo Saadi y el obispo Diocesano, Monseñor Luis Urbanc. También participaron el vicegobernador Rubén Dusso; la presidenta de la Cámara de Diputados, Cecilia Guerrero; los ministros de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Juan Cruz Miranda; de Infraestructura y Obras Civiles, Eduardo Nierderle, otras autoridades del gabinete provincial, legisladores, concejales.

La imponente obra en La Gruta de la Madre del Valle se llevó a cabo con aporte del Gobierno Nacional y fondos provinciales, y ejecución del Ministerio de Infraestructura y Obras Civiles. Desde un principio la obra pretendió poner en valor el sector para convertirlo en un templo a cielo abierto y un punto de jerarquía en el importante circuito de turismo religioso que posee la provincia.

En un discurso, el gobernador Raúl Jalil mostró su emoción por concretar una obra tan esperada por todos los devotos de la Virgen. “Esta obra era una deuda pendiente que teníamos los catamarqueños con nuestra Virgen del Valle, y como gobierno estamos emocionados por haberla cumplido. Si hay algo que identifica a los catamarqueños es la Virgen del Valle y el Poncho, que son los símbolos de nuestras creencias y cultura”, dijo.

Asimismo, recordó que en el viaje al Vaticano “la embajadora en Italia, que es devota de la Virgen del Valle, tuvo la oportunidad de mostrarle al Papa este proyecto y nos dijo que sigamos para adelante. Sería fantástico que algún día nos pueda visitar Francisco”.

El jefe de Estado también confirmó que continuarán trabajando en obras que den más valor a La Gruta de nuestra Madre Morena. “Vamos a continuar trabajando en La Gruta y en este proyecto. El intendente tiene planificado un camping para los peregrinos, también la idea es construir un hotel. Mientras seamos gobierno vamos a seguir trabajando para embellecer la Gruta y todos sus alrededores”, puntualizó.

Por último, Raúl expresó; “quiero agradecer al presidente de la Nación por los fondos aportados para esta obra, que también tuvo aportes provinciales, municipales, y el proyecto tuvo el acompañamiento y fue aprobado con el Obispado”.

El intendente de la Capital, Gustavo Saadi, se manifestó emocionado por las obras concretadas en la Gruta. “Es un día histórico y me genera una profunda emoción porque, más allá de la obra pública, es una obra espiritual sobre todo en este lugar de absoluta devoción para quienes amamos a nuestra Virgen del Valle” y remarcó que era necesario reacondicionar para comodidad de los peregrinos y los catamarqueños. 

“La Gruta pertenece a todos los catamarqueños. En definitiva, es un lugar de mucho encuentro, es un lugar de amor y de muchísima paz y que se lo debíamos fundamentalmente a los catamarqueños y catamarqueñas”, señaló el jefe comunal. Finalmente, agradeció a todos los trabajadores y trabajadoras que intervinieron en las obras del Santuario.

A su turno, el Obispo Luís Urbanc destacó la importancia de la obra para toda nuestra provincia y los cientos de miles de peregrinos que nos visitan año a año. “Sean bienvenidos a este solar en nombre de la Virgen del Valle. Agradezco en nombre de la Iglesia al gobierno municipal, provincial y nacional, y sus autoridades presentes. Que el señor y la Virgen del Valle los guíen en el servicio que prestan a la sociedad”, inició.

En este contexto, instó a preservar la obra a través de los cuidados pertinentes. “Ruego a los catamarqueños que cuidemos este lugar como patrimonio sagrado”, culminó.

Sobre la obra

El proyecto del “Paseo Cultural y Religioso Virgen del Valle” se estructuró a través de tres secuencias. El recorrido se inicia con el Camino del Peregrino, con espacios que relatan cronológicamente la historia de la Virgen durante estos 400 años.

El camino culmina en la Plaza de la Virgen, un emplazamiento que recibe a la imagen de Nuestra Señora del Valle. El espacio cuenta con una gran explanada de 19.500 m2 para misas y eventos religiosos multitudinarios, y una edificación donde se ubican los baños, enfermería, depósitos y todo lo necesario para la atención al peregrino. Nuevamente las formas y líneas orgánicas acompañan la arquitectura natural siguiendo el delineamiento de una imagen de la madre con el Hijo. A la derecha, en esta plaza, se abre la Vía del Rosario, de una fuerte connotación simbólica a los 5 misterios.

La Gruta en sí está planteada como una casa para la Virgen y sus fieles. A través de la vía de la Humildad, llegamos al santuario “La Casa de La Virgen María”, recibiendonos allí las tres explanadas de oración, de 2050 m2, que estarán conectadas mediante escalinatas y rampas. Estas explanadas están calculadas para resistir la permanencia de 450 personas sentadas (sobre bancos fijos con revestimiento atérmico) y hasta 750 personas de pie en cada una de ellas, siempre observando desde cualquier punto el templo de La Gruta donde apareció nuestra Morena del Valle.

La Capilla de Adoración, que se emplaza en la planta baja de la última explanada, se inspiró en un modelo de casa que se construía en Tierra Santa y en las antiguas sinagogas. A este espacio se le suma un hall y una sala de conferencias con capacidad para 78 personas, secretaría, sacristía, sala de primeros auxilios, reuniones y depósito, generando en este sector 750 m2 de superficie cubierta al servicio de múltiples actividades.

El ingreso a la casa de la Virgen es la puerta de entrada al camino de preparación y oración hasta llegar a la Gruta. Paralelo al camino de ingreso se ubican imágenes de cerámica que representan los 15 misterios del Rosario. Se disponen al pie de la montaña para generar áreas tranquilas de oración separada de la circulación, equipada con un banco continuo que sirve para que el peregrino contemple las escenas

El proyecto de obra estuvo a cargo de la Secretaría de Estudios y Proyectos del Ministerio de Infraestructura que dirige la arquitecta Valeria Gallo. Las arquitectas Marcela Cataldo y Gabriela Mansilla estuvieron a cargo del equipo de diseño y fueron acompañadas por Erika Walther, María Gabriela Watkins, Laura Meza y Diego Nieva, mientras que el equipo que llevó adelante el control técnico estuvo integrado por los arquitectos Eduardo Arévalo Torregrosa, Ezequiel Lencina y Gerardo Lagouarde.

No te pierdas

Descubre más desde Extra Catamarca

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo