El prefecto pidió perdón: “no lo quise matar”

Daniel Acosta, el efectivo de la Prefectura Naval Argentina que acribilló a un hombre tras un incidente vial en la Autopista Illia, rompió el silencio con Todo Noticias. “Pido perdón, no lo quise matar. Nunca quise estar en esta situación”, aseguró. El agente de 28 años está acusado de asesinar a Damián Cutrera pero esperará el juicio en libertad ya que pagó una caución de 80 mil pesos y consiguió su excarcelación.

“La noche del hecho volvíamos a mi casa con mi señora y mis dos hijos después de una cena familiar cuando un auto nos encierra en el peaje”, relató Acosta, sobre el primer cruce con Cutrera. “Cuando estaba llegando a la casilla sentí un pequeño toque en el auto, pero no le di importancia. Después se me apagó por una falla mecánica. Cuando me di vuelta en mi asiento para ver a mi nene, me pegaron una trompada en la nuca. Fue una seguidilla de golpes”, recordó, en diálogo con TN.

“Traté de cubrirme de los golpes y me tiré del lado del asiento de acompañante, donde estaba mi mujer. No podía moverme tanto porque tenía el cinturón. En ese movimiento se me corrió la pistola que tenía puesta. Con una mano la tomé para resguardarla, pero cuando la pego a mi cuerpo para que no se caiga, el atacante la agarró y empezó a tironearla. Por eso tomé el arma con toda mi fuerza y ahí se produjo el disparo”, contó el prefecto.

Según declaró Acosta, no tuvo una discusión previa con Cutrera: “Solamente me encerró y yo lo esquivé. No hablamos nada, ni recuerdo su cara”. Además, el agente remarcó que el disparo ocurrió después de que intentó defender su arma. “Mi señora gritaba, los chicos lloraban. No me di cuenta de nada. Fue todo en pocos segundos”, expresó. “Me quería sacar la pistola de mi mano”, agregó.

“En las pericias de las reconstrucciones se pudo demostrar que el seguro que tenía el arma se pudo haber desactivado en medio del forcejeo”, indicó Acosta, que terminó con golpes en la cara y en el mentón por el ataque. “Yo solo empuñé el arma porque se me había salido de la cintura. La tomé con el dedo índice fuera gatillo, pero en el momento del último tironeo la agarré con toda mi mano porque pensé que tenía el seguro”, detalló. Tras el disparo se entregó sin oponer resistencia.

Fuente: tn.com.ar

No te pierdas