1800 empleados públicos separados de su cargo

Obsesionado en su objetivo de bajar el gasto público para cumplir con la eliminación del déficit primario, el Gobierno mantiene firme su política de reducir el plantel de empleados de la administración pública.

En lo que va del año desvincularon a poco más de 5000 agentes, de los cuales 1800 decidieron renunciar porque con la instrumentación del nuevo sistema de control de asistencia se verificó que no cumplían acabadamente con sus horarios de trabajo.

De todas formas, en el Gobierno estiman que difícilmente puedan incrementarse las medidas de reducción de personal en 2019 por tratarse de un año dominado por la campaña electoral .

En el Congreso, donde también se instalaron molinetes y aparatos biométricos de control, unos 500 empleados de ambas cámaras renunciaron o bien están bajo apercibimiento de las autoridades porque no cumplían con el horario estipulado.Retiros voluntarios

Como el Poder Ejecutivo, tanto la Cámara de Diputados como el Senado llevaron adelante también una fuerte tarea de reducción del personal: solo este año el plantel se redujo en 1300 agentes, la mayor parte pertenecientes a la Cámara baja.

La política de reducción de personal incluye también planes de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas.

En el Poder Ejecutivo, que instrumentó esta medida en abril pasado, se acogieron unos 1900 empleados, indicaron fuentes oficiales.

En el Senado se desvincularon unos 400 trabajadores, entre quienes renunciaron al cargo y los que aceptaron un retiro anticipado.

En la Cámara baja, en tanto, el sistema biométrico de asistencia provocó la renuncia de 138 agentes que no cumplían el horario, mientras que otros 155 fueron sumariados por sus repetidas inasistencias.

«El control de asistencia verificó que mucha gente venía a trabajar menos horas que las estipuladas o no venía todos los días. En algunos casos porque tenía otro empleo. Obligados a elegir, decidieron renunciar», explicaron a LA NACION fuentes legislativas.

Todos estos movimientos de personal en la administración pública están reflejados en el proyecto de ley de presupuesto 2019 . Según un informe que realizó la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), la cantidad de cargos disminuye en un 1,8% respecto del año previo. «La mayor disminución porcentual se registra en el Poder Legislativo (-7,5%), con una variación absoluta de 1320 cargos menos respecto de 2018», indica el documento.

«En el Poder Ejecutivo, que representa el 85% del total de cargos de la administración nacional, la cantidad de cargos financiados en 2019 baja un 1,6% (-5075 cargos)», añade.El ranking de retiros por áreas

Las mayores bajas se observaron en el Ministerio de Defensa, con una caída de 1640 cargos en el Estado Mayor General del Ejército, y 998 cargos en el Estado Mayor General de la Armada.

«En el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, se observan 1047 cargos financiados menos para la Anses, y en el Ministerio de Producción y Trabajo, 874 cargos menos para el INTA, y 430 cargos menos para el Senasa», señala el informe de la OPC.Año electoral

Según fuentes allegadas a Andrés Ibarra, actual vicejefe de Gabinete y anterior titular del disuelto Ministerio de Modernización, buena parte de estos recortes ya se formularon durante este año -sobre todo después de la reducción del número de ministerios- y no se prevén mayores despidos durante 2019. «Es un año electoral», deslizan al momento de explicar las razones.

Lo cierto es que al día de hoy la dotación de empleados públicos en la administración pública central y descentralizada (sin incluir los poderes Legislativo ni Judicial, como tampoco universidades ni empresas públicas) cuenta con un total de 207.510 empleados.

Así lo detalló el jefe de Gabinete en su último informe por escrito que remitió a la Cámara de Diputados, hace una semana.

«En diciembre de 2015, según datos del Ministerio de Modernización, la administración pública nacional central y descentralizada contaba con un total de 239.608 personas. En la actualidad, la variación de esta dotación es de menos 32.098 personas», se destacó.

El Gobierno no reemplazará las vacantes creadas: en julio pasado, el presidente Mauricio Macri, a través de la firma del decreto 632/2018, congeló la incorporación de nuevo personal en el Estado nacional hasta diciembre de 2019.

La medida excluye de la disposición a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), al Servicio Penitenciario, a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), a las universidades nacionales y a las Fuerzas Armadas y de Seguridad. El objetivo: reducir el gasto en $20.408 millones.La reducción de personal estatal en cifras

El Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo fueron los ámbitos donde más personal se redujo en lo que va de 2018; por controles de asistencia se abrieron sumarios

5000 agentes en total fueron desvinculados de organismos estatales

1800 renunciaron porque se verificó que no cumplían con su horario

1900 de los agentes pertenecían al Ejecutivo

400 pertenecían al Senado y aceptaron el retiro anticipado o renunciaron

138 que no cumplían con su horario renunciaron en la Cámara de Diputados

155 fueron sumariados en la Cámara de Diputados por sus repetidas inasistenciasMacri defendió su política de obra pública

El presidente Mauricio Macri defendió la política de obras públicas de su administración y aseguró que su objetivo es «dejarle» a quien lo «suceda en el cargo un país mucho más justo y federal».

En una columna publicada ayer en el diario El Día de La Plata, el Presidente insistió en que «no hay soluciones ni respuestas mágicas» y explicó que la Argentina «no se transforma de la noche a la mañana, ni en un año, ni en una gestión».

«Cada uno de nuestros logros es fruto del esfuerzo de todos y al ver que el esfuerzo que hacemos vale la pena simplemente confiamos. Porque vemos que estamos cambiando el país y eso no se lo lleva ningún gobierno», afirmó. «Son obras sin relato que quedan para siempre», señaló el jefe del Estado, en nueva diferenciación del kirchnerismo.

Fuente:LaNacion

Sigue Conectado