«Toman decisiones que en muchas ocasiones son diferentes a nuestra cultura y costumbres»

El conversatorio impulsado desde el Instituto Lebensohn sobre la situación jurídica y política de las comunidades indígenas de Catamarca, arrojó diversas conclusiones que dejan al descubierto la falta acuerdo y asistencia por parte del Estado provincial. 
Con la participación de referentes como el ex cacique Éctor Reyez, de la comunidad indígena de Los Morteritos- Las Cuevas;  el ex cacique de la comunidad Kolla Atacameño de Antofalla, Miguel Eliseo Ramos; y el actual cacique de la comunidad Ingamana de Santa María, Julio Arnedo, el encuentro dejó entrever diversas dificultades y conflictos en torno a la situación social,  económica, política y cultural de sus comunidades y de la cuestión indígena en general de la provincia.
Bajo la coordinación de la licenciada Lucía Martínez quien viene trabajando fuertemente en el tema, los presentes coincidieron  en que «no se respeta su identidad, especialmente por parte de las autoridades gubernamentales» considerando que como representantes de sus comunidades no son consultados en temas que los afecta plenamente. 
En este sentido, manifestaron que «las áreas de gobierno, toman decisiones que en muchas ocasiones son diferentes a nuestra cultura y  costumbres», preocupándoles que en la actualidad con más de treinta comunidades, no se les da visibilidad.
«Esta actitud de las autoridades expresa la falta de voluntad política de cumplir con los deberes que al Estado le corresponden y están establecidos en la Constitución Nacional, Tratados Internacionales y Leyes» señalaron como parte de las conclusiones.
La falta de atención social, fue otro de los temas centrales en el que hicieron énfasis desde las Comunidades Indígenas apuntando la «inexistencia de políticas de desarrollo social concretas, que les permita superar la exclusión».
En relación con las actividades mineras y turísticas, sintetizaron la situación en una frase elocuente y conmovedora: “las camionetas pasan, nos llenan de tierra la cara, pero el provecho no queda para nosotros”. En tal sentido comentaron que en el caso de las Comunidades de Los Morteritos – Las Cuevas y de Antofalla, cada una tiene reconocida la propiedad comunitaria de las tierras que ancestralmente ocupan.
Cabe destacar que desde el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), mediante un Convenio de Recíproca Cooperación con el Gobierno de la provincia, se hizo el estudio y delimitación del territorio por aplicación de la Ley Nacional N°26160 de Emergencia de Tierras. Si bien desde el INAI se remitió la documentación hace varios años a la  Provincia, a la fecha no se les hizo entrega de los títulos de propiedad.
DesarraigoPor otra parte, se manifestaron preocupados por el despoblamiento de las  comunidades, a raíz de la migración de jóvenes a la capital catamarqueña u otras provincias por la falta de oportunidades. «Es una situación muy dolorosa porque las familias quedan desintegradas y los que se van viven en malas condiciones en lugares donde se los margina por su cultura diferente, porque no están preparados, no tienen estudios ni habilidades para trabajar en las ciudades». 
Sobre este tema, se subrayó que «en Catamarca no hay políticas poblacionales o demográficas».
Un eje transversal en las expresiones de los panelistas fue, la necesidad de mantener diálogos con el gobierno provincial y con los municipios, a los fines de aunar criterios y trabajar en forma conjunta.

Deja un comentario

No te pierdas