Tierra del Fuego: «Aislarán a toda la familia de los que regresan a la provincia»


El gobierno de Tierra del Fuego aislará por 14 días a todo el grupo familiar de cualquier persona que ingrese a la provincia por vía aérea o terrestre, como una forma de disminuir el riesgo de contagio de coronavirus luego del rebrote producido en los últimos días en la ciudad de Río Grande, informaron hoy a Télam fuentes oficiales.

Hasta el momento, solo estaban obligados a la cuarentena quienes llegaban a la isla en los vuelos o micros llamados de “repatriación”, porque se trata de habitantes que estaban fuera de la provincia por diferentes circunstancias pero tienen domicilio en territorio fueguino.

Para los familiares de los recién llegados solo existían recomendaciones sanitarias, como no compartir ambientes, extremar la limpieza o no usar los mismos cubiertos o prendas de vestir.

Sin embargo, la ciudad de Río Grande registró 35 casos de Covid-19 en las últimas 72 horas, distribuidos en al menos tres focos distintos de contagio, y ello llevó a las autoridades a extremar las medidas de control.

La ministra de gobierno fueguina, Adriana Chaperón, adelantó a medios provinciales que el Comité Operativo de Emergencia (COE) tomó la decisión de “aislar a toda la familia de una persona recién llegada a Tierra del Fuego, por 14 días”.

La funcionaria explicó que una alternativa será que el recién retornado acepte pasar la cuarentena en un hotel “a su propio costo”, observó.

“Hay personas muy responsables que han dicho que no podían cumplir el aislamiento en su casa, y el Estado tomó intervención para resolver el problema. Pero también hubo quienes no actuaron así. Los meses van pasando y la situación se ha agravado”, señaló Chaperón.

Según la ministra, el “principal problema” en la ciudad de Río Grande fue la multiplicidad de focos, lo que obligó a un “laborioso trabajo del área de Epidemiología para encontrar y aislar a los contactos”.

El Gobierno provincial también decidió cerrar por una semana los accesos terrestres a Río Grande, impidiendo a la población “entrar o salir de la ciudad”, e interrumpiendo el transporte interurbano.

“Es una manera de colaborar con el sistema sanitario. Si no hacemos esto, el virus puede seguir circulando”, argumentó Chaperón.

Por su parte, el intendente de Río Grande, Martín Pérez, criticó a las autoridades provinciales por no haber suspendido también las reuniones familiares.

“El Gobierno solo redujo el número máximo de asistentes a esos encuentros, de 20 a 10 personas, cuando debió cancelarlos por completo, porque son el foco de contagio que hay en la ciudad”, sostuvo Pérez en declaraciones a la prensa local.

“No comprendo esta decisión, como tampoco concibo no haber sido informado de que la ciudad iba a ser cerrada. Son las cuestiones que deben mejorarse para trabajar en conjunto”, se quejó el jefe comunal.

Tierra del Fuego registra 234 casos de coronavirus desde la llegada de la pandemia al país (además de los 13 producidos en las Islas Malvinas) de los que 90 se encuentran activos, 143 recuperados y hubo un fallecimiento.


Avatar

ExtraCatamarca

Diario digital - Catamarca

Deja un comentario

No te pierdas