Se inauguró la señalización de la «Casa de los Ponce»

El vicegobernador Rubén Dusso participó esta tarde junto a referentes de DDHH, del acto que dio inicio al Mes de la Memoria 2022, y que consistió en la señalización del Sitio de la Memoria «Casa de los Ponce».

El acto, organizado desde la Dirección Provincial de Derechos Humanos de la Provincia, dependiente del Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, contó con la presencia del secretario de Derechos Humanos de la provincia Hernán Velardez Vaca; el secretario de Derechos Humanos de la Provincia de La Rioja, Délfor Brizuela; las diputadas provinciales; Verónica Mercado, Adriana Díaz, Natalia Ponferrada, Mónica Salazar, María Argerich, Analía Brizuela y el diputado provincial Pablo Castro; la Presidenta de la Casa de la Memoria, Noemí Toledo; la Secretaria de Mujeres, Géneros y Diversidad, María Carrizo; el fiscal municipal de San Fernando del Valle de Catamarca, Juan Carlos Véliz; la directora nacional de Sitios y Espacios de la Memoria Lorena Battistiol.

«Necesitamos desenmascarar a las derechas que nos quieren imponer muchas cosas, entre ellas; su visión para seguir domesticándonos la cabeza, el corazón, los sentimientos y los símbolos. Por eso lo simbólico vale tanto, por eso el nombre de una calle vale tanto, por eso una baldosa vale tanto, por eso una señalización en cualquier rincón de la patria vale tanto, porque acá se está levantando desde la memoria la esperanza de un pueblo», dijo al momento de tomar la palabra Délfor Brizuela.

En sus palabras, Battistiol, expresó: «Los grandes luchadores que homenajeamos interferían con los intereses económicos de quienes gobernaban en aquel momento este país y por eso los hicieron desaparecer, pero no han logrado borrar sus nombres porque quedamos todos nosotros, que somos cada vez más y estamos en lugares que hoy esta gestión, que nos da la posibilidad de tener responsabilidades cada vez más profundas y que tenemos la posibilidad de hacer desde nuestro lugar de funcionarios, espacio al que hemos llegado luego de haber militado esta misma causa»,.

«Es un avance el de recuperar la memoria, contar a las nuevas generaciones lo sucedido y es esencial trabajar en el pasado reciente, en todos los ámbitos, porque es parte de nuestra historia como catamarqueños. Hoy no sólo recordamos a Griselda y Julito, sino que también recordamos a nuestros 30,000 que faltan, que faltan en nuestra sociedad y en la cotidianidad de cada familia, porque fueron arrancados y aún no pudimos dar con sus cuerpos», fueron las palabras de Noemí Toledo.

Contexto histórico

Fue el 15 de diciembre de 1976 a las 3 de la mañana cuando un grupo de cinco o seis personas vestidas de civil, encapuchadas y portando armas largas, golpearon la puerta del domicilio de la familia Ponce. En la vivienda, durmiendo, estaban Griselda Chasampi y dos de sus hijas, Felicinda y Griselda Ponce. Además, estaban de visita por las vacaciones, dos sobrinos de la mujer, hijos de otras hermanas, uno de ellos era Julio Burgos.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja un comentario

No te pierdas