Pediatras estadounidenses se pronuncian contra las políticas de género y las terapias hormonales en menores de edad

«Doctors Protecting Children» es el contundente título de la reciente declaración emitida por pediatras de los Estados Unidos, en la que se manifiestan en contra de las terapias hormonales y cirugías a las que son sometidos niños y adolescentes que presentan incomodidad con su sexo biológico. Esta declaración se suma a las medidas adoptadas por varios países europeos para frenar estos tratamientos, argumentando la falta de evidencia científica y los efectos negativos que generan, como menor crecimiento, osteoporosis temprana y esterilidad.

La declaración, respaldada por el Colegio Americano de Pediatras (ACP) y numerosas asociaciones médicas del país, fue presentada el 6 de junio en una conferencia de prensa liderada por la doctora Jill Simmons, pediatra y directora ejecutiva del ACP. Los firmantes del documento hacen un llamado a las instituciones del sistema de salud estadounidense para que pongan fin a «los actuales protocolos perjudiciales promovidos para niños y adolescentes que expresan malestar con su sexo biológico».

En su intervención, la doctora Simmons enfatizó que «las mejores pruebas e investigaciones sugieren que las cirugías, los bloqueadores de pubertad y las hormonas sexuales cruzadas perjudican gravemente a los niños» y que estos tratamientos «no mejoran el bienestar físico o mental de los adolescentes con disforia de género». La declaración también insta a importantes instituciones médicas como la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad de Endocrinología a adherirse a la investigación basada en la evidencia y a utilizar evaluaciones y terapias integrales para los jóvenes con disforia de género.

Este movimiento en Estados Unidos sigue el ejemplo de varios países europeos que han revisado y restringido estos tratamientos. En Gran Bretaña, el informe Cass, resultado de una investigación independiente de cuatro años, reveló que los tratamientos aplicados a menores con disforia de género no se basaban en suficiente evidencia científica y eran experimentales. Como consecuencia, se prohibieron los bloqueadores de pubertad en Inglaterra. Suecia, Noruega y Finlandia también están revisando sus protocolos, priorizando el tratamiento psicológico sobre las intervenciones invasivas.

La página web creada por los pediatras estadounidenses, https://doctorsprotectingchildren.org, ofrece la declaración completa y permite a otros profesionales adherirse al llamado. La declaración critica la ideología de género que, según los firmantes, no tiene en cuenta la realidad biológica y promueve intervenciones dañinas en lugar de afirmar la realidad biológica de los niños.

En Argentina, la Ley de Identidad de Género (2012) permite tratamientos hormonales y cirugías con la simple expresión de voluntad del paciente, incluyendo menores de edad. Estos tratamientos incluyen bloqueadores de pubertad, hormonización cruzada y cirugías de reasignación de sexo. En noviembre pasado, la agrupación MANADA Argentina, que agrupa a madres de niñas y adolescentes con disforia de género acelerada, solicitó una reforma de esta ley, argumentando que ha llevado a un número alarmante de jóvenes a someterse a terapias hormonales y cirugías a temprana edad.

Pese a la implementación de estos tratamientos durante más de una década en Argentina, no existen estudios documentados sobre los casos y su seguimiento, lo que subraya la necesidad de investigaciones más rigurosas y políticas basadas en evidencia para proteger la salud y el bienestar de los menores.


Descubre más desde Extra Catamarca

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

No te pierdas