Nació el hijo de quienes confesaron el crímen de Sheila Ayala

  • Buenos Aires, San Miguel

 Los tíos de Sheila Ayala, detenidos al confesar el crimen de la niña de 10 años, tuvieron un hijo el día de hoy.

 Tras pasar la noche en una dependencia policial, Leonela Ayala, de 25 años, hermana del padre de la víctima, fue trasladada este viernes al Hospital de Malvinas Argentinas por el riesgo que corría su embarazo, y pasado el mediodía nació su hijo.

 Estaba previsto que mañana sábado fuese indagada en ese nosocomio, pero hasta el momento no trascendió si la medida judicial se llevará a cabo o si se postergará a raíz del parto de hoy.

 En tanto, su pareja, Fabián Ezequiel González Rojas, de 24 años, y de nacionalidad paraguaya, fue trasladado este viernes a la sede judicial hasta que mañana el fiscal Gustavo Carracedo de la Unidad Funcional de Instrucción N°20 de San Martín le tome la indagatoria.

 Este jueves por la tarde, luego de ser detenidos, los tíos de la niña habrían confesado el crimen ante efectivos de la Policía, aunque esa declaración carece de valor judicial para la causa si no es realizada en el marco de una declaración indagatoria formal.

Se confirmó que Sheila Ayala murió por estrangulamiento.

 Según trascendió, la pareja habría dicho ante la Policía que consumieron drogas y alcohol y que no sabían cómo habían cometido el crimen.

 Al hombre, según fuentes policiales, se le detectaron rasguños en sus brazos, por lo que se sospecha que Sheila se podría haber defendido de un ataque sexual que no se habría consumado.

 Además, se informó que el joven tiene antecedentes penales por los delitos de robo agravado, en poblado y en banda en una causa que data del año 2013 y que tramita en el Juzgado de Garantías N°2 de San Martín, y que también estuvo vinculado en un caso de abuso sexual, pero que no fue judicializado.

Entrevista de Leonela Ayala.

 Durante la búsqueda de la niña, Leonela, la tía de la víctima había dicho en declaraciones a la prensa: “De parte de nosotros no tenemos ajuste con nadie, no tenemos ningún problema con la Justicia. Ni yo ni mi hermano. Aparte mi hermano no va a secuestrar a su hija”.

 Además, la mujer intentó desligarse de la desaparición, acusó a su ex cuñada, la madre de Sheila, de estar involucrada con la venta de drogas y también señaló a una tía materna de la nena como la persona que se la podía haber llevado.

   Y hasta llegó a decir: “Yo la quiero conmigo acá. La cuidamos como yo cuido a mis hijos”.

 Fuente: El Destape

No te pierdas