Intervención del Estado provincial salvó una tradicional industria local

Tras su declaración en quiebra, y luego de más de un año de proceso judicial, finalmente la firma “Regionales Norte S.R.L” conocida con el sello local “Cuesta del Portezuelo” consiguió el levantamiento de su quiebra por avenimiento ordenando en la Justicia local (recurso que consiste en ordenar el acuerdo del deudor fallido con sus acreedores). En consecuencia, a partir de la resolución judicial impartida por el Juzgado Comercial y de Ejecuciones de Primera Nominación, se logró el normal funcionamiento de la fábrica catamarqueña salvaguardando la fuente laboral de sus trabajadores.

Para alcanzar la conclusión de la quiebra fue esencial la intervención del Estado provincial a través del Ministerio de Inversión y Desarrollo que conduce Aldo Sarquís, quien arbitró los medios necesarios para que la emblemática fábrica de dulces pueda seguir funcionando y evitar el cierre definitivo de la planta de alimentos, amparando la fuente laboral de sus trabajadores y salvaguardando una importante industria local. 

La quiebra había sido dictada por el Juzgado Comercial N° 1 generando el cierre de la planta y su producción por un periodo de cuatro meses, llegando a estar sus instalaciones inventariadas para remate. Hoy, luego de la acción estatal, la fábrica continúa produciendo con importantes expectativas de reactivación y expansión.    

El proceso  

El conflicto de la emblemática empresa catamarqueña se precipitó en el año 2019 y culminó en diciembre del año pasado. “El proceso de levantamiento de quiebra duró un año entero y consistió en lograr los avales de los acreedores para llegar a la conformidad de todos con excepción de AFIP que pedía una serie de requisitos formales que no podíamos cumplimentar. Por este motivo, judicializada la cuestión, se pudo lograr el avenimiento”, explicó el abogado Ángel Granizo.        

El letrado destacó la actuación del Juzgado Comercial y de Ejecuciones de Primera Nominación quien acompañó el proceso de manera adecuada para lograr que la empresa esté nuevamente en funcionamiento. Al respecto dijo: “primero autorizó la continuidad del funcionamiento de la empresa y para ello impuso que los trabajadores se organizarán en una cooperativa. En esa condición pudieron conservar la fuente de trabajo y seguir funcionando a través de la figura jurídica denominada ‘continuidad de la explotación’ durante el tiempo que duró el levantamiento de la quiebra. Este proceso fue de casi un año hasta que a finales del 2020 la Jueza de la causa (Dra. Natalia Ferreyra) resolvió sentenciando a favor y ordenando el avenimiento”. 

En este sentido, agregó que fue fundamental la organización de sus trabajadores, la predisposición del propietario y la intervención del Estado para salvar la empresa. “Al enterarse del problema, el Gobernador Raúl Jalil indicó al Ministro de Inversión y Desarrollo que intervenga en la recuperación de la fábrica, salvando así esta industria que es emblemática para nuestra provincia”, remarcó.

Finalmente, Granizo señaló que pudo lograrse este acuerdo gracias a un trabajo conjunto entre todos para que la marca “Cuesta del Portezuelo” siga siendo un emblema local y continúe la trayectoria que inició la familia Pascual en 1978, en una industria que lleva más de cuarenta años de actividad. 

Deja un comentario

No te pierdas