Explorando Catamarca (1): El Chorro de Miraflores, en Capayán

Recorre Catamarca y escribe: Angel Subia

A este lugar fui hace unos años con unos viejos amigos, Sebastian Leal, Matías Barrionuevo, Dante y José Cordero. Recuerdo que preguntamos y nos dijeron que teníamos que pedir permiso para pasar. Hablamos con una señora que vive a la par de la capilla, quien decía ser la dueña, pero nos atendió muy mal y nos contestó que no podíamos acceder. Después consultamos a otro vecino, quien nos aclaró que no había problemas para ingresar, porque ella no era la propietaria de ese lugar.

Luego de hablar con ese señor, fuimos en busca de este salto de agua que se encuentra en un arroyo al sur de la cuesta que va hacia la localidad de Los Angeles, en un lugar de muy fácil acceso: caminamos media hora y lo encontramos.

Se trata de un chorro de agua que cae desde unos 12 metros de alto, aproximadamente. Tomamos una fotos y exploramos un poco la zona. Después hicimos un asado al costado de este salto. En pleno almuerzo aparecieron dos policías con escopetas, que nos preguntaron qué hacíamos ahí. Les explicamos que sólo vinimos a conocer y a pasar un día de campo, y nos dijeron que nos teníamos que retirar porque la supuesta «dueña» no quería que nadie entre a este lugar. Les explicamos lo mencionado por el lugareño, y uno de los policías contestó que, si bien era cierto, no querían tener problemas con esta mujer, y que lo mejor era que nos fuéramos.

Tuvimos que marcharnos escoltados por los uniformados, hasta llegar a nuestros vehículos y nos marchamos. Quiero aclarar que en todo momento nos trataron muy bien los efectivos policiales.

Después, preguntando en Catastro de la provincia para conocer quién es en verdad el propietario de ese lugar, surgió el nombre de otra persona, y no esta mujer. También me contaron que hay una disputa por este campo. Unos años más tarde quise volver, ya que desde Recursos Hídricos y Catastro me dijeron que no se podía prohibir el paso por el arroyo. Entonces organizamos una salida con el grupo Trekking Catamarca, pero me llamó un abogado de la supuesta dueña amenazándome con hacerme una denuncia penal si ingresaba a ese lugar.

Le expliqué que yo iba ir por el arroyo, no por el campo, sin embargo se enojó más y me advirtió que él tenía muchos contactos con la policía y que si tratábamos de pasar, nos iban a reprimir. Le corté la llamada, hablé con la Secretaria de Turismo de Huillapima, quien aseguró que ya había hablado con la supuesta dueña para que no haga problemas. Al otro día, la funcionaria cambió de postura y dijo que ya no quería que concurramos en esa salida de grupo, tal es así que la suspendí para resguardar la integridad de las personas que querían participar. 

El año pasado vi que un grupo de senderismo que recibe ayuda y que tiene muchos contactos políticos, pudo ingresar. Es una pena que este lugar, siendo accesible, no esté permitido para un acceso libre. Y es increíble que las autoridades municipales de esta localidad no hagan nada para solucionar el problema.

Algo más: fui a las oficinas de Turismo de la provincia, por la Avenida Virgen del Valle, para preguntar si podían hacer algo, ya que ellos en su propia página de internet difunden e indican cómo llegar a este lugar.
Me hicieron pasar a una oficina para decirme que contrate un abogado y haga una denuncia, porque los abogados de este organismo no vienen nunca a trabajar, y que fueron puestos porque tienen conocidos políticos. Aparentemente, según afirmaron allí, sólo van cuando tienen que cobrar.

Si ellos no podían hacer nada, pensé que nunca Catamarca va avanzar en turismo, y que por eso estamos como estamos. Con dolor e impotencia al ver cómo se manejan desde un organismo oficial, sin que a las mismas autoridades les importe nada, por lo menos me queda la posibilidad de dejarles material fotográfico de este lugar maravilloso. Mirá la Galería de Imágenes:


ExtraCatamarca

ExtraCatamarca

Diario digital - Catamarca

No te pierdas