El riesgo país se acerca a los 1600 puntos en medio de tensiones políticas

Este miércoles, el riesgo país de Argentina quedó al borde de los 1600 puntos, reflejando la creciente incertidumbre de los inversores debido al nuevo escenario de confrontación entre el Gobierno y la oposición en el Congreso. Las tensiones surgieron después de que diputados de la oposición aprobaran una media sanción para aumentar las jubilaciones, provocando una fuerte reacción del mercado.

El presidente Javier Milei ha manifestado su intención de vetar cualquier proyecto que ponga en riesgo el equilibrio fiscal. Sin embargo, su firme postura no ha sido suficiente para calmar a los mercados, que experimentaron otra jornada de intensa volatilidad. Los títulos de la deuda soberana sufrieron caídas significativas, con retrocesos promedios del 3%, mientras que las acciones también registraron bajas generalizadas por quinta jornada consecutiva. En consecuencia, el riesgo país se elevó hasta los 1587 puntos básicos.

El conflicto se centra en una nueva fórmula jubilatoria que implicaría un aumento del gasto de aproximadamente 0,4 puntos porcentuales del PIB. El oficialismo ha rechazado categóricamente esta medida, argumentando que no es viable cubrir el gasto debido a la falta de recursos. El jefe de Gabinete, Guillermo Francos, enfatizó que, de persistir el Congreso en esta norma, se recortarán otras partidas para mantener el superávit fiscal. No obstante, el temor de los mercados se extiende más allá de este proyecto, abarcando la posible paralización de la Ley Bases y la incapacidad del Gobierno para avanzar en su agenda de reformas.

En este contexto, el índice líder S&P Merval de Buenos Aires cayó un 3,6% el jueves, mientras que los bonos continuaron su trayectoria declinante, acumulando cinco sesiones consecutivas de pérdidas. «Prevalece una actitud de mayor cautela entre los operadores a la espera de que aflojen las tensiones e incertidumbre política que han venido en ascenso recientemente», comentó un trader del mercado.

El desempeño cambiario también es motivo de preocupación. La acumulación de reservas por parte del Banco Central ha comenzado a ralentizarse, lo que, junto con la volatilidad política, juega en contra del mercado. Hoy, el Banco Central compró apenas 20 millones de dólares, una cifra significativamente baja en comparación con lo previsto.

Por primera vez desde que asumió el Gobierno, el dólar oficial cerró con una baja de $0,50, un movimiento aparentemente insignificante pero que en el marco de la volatilidad cambiaria podría interpretarse de diversas maneras. La acumulación de reservas y la dinámica política serán factores clave a seguir en las próximas semanas para entender la evolución del mercado financiero argentino.


Descubre más desde Extra Catamarca

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

No te pierdas