Crimen de la embarazada: la autopsia reveló que hubo sadísmo

La fiscal Gisela Olszaniecki de Florencio Varela, recibió los resultados preliminares de la autopsia practicada en la morgue judicial de Ezpeleta al cuerpo de Carolina M., encontrada muerta y desangrada en la cama de la habitación número 10 del hotel Susurros con un embarazo de seis meses. Lo que la fiscal leyó fue de una brutalidad notable.

“Shock hipovolémico” y “traumatismo grave de perineo” fueron las causas de muerte listadas, según confirmaron fuentes cercanas al expediente: la inserción de un “objeto contundente” le provocó desgarros masivos en su aparato urinario y reproductor que la llevaron a desangrarse hasta morir.

Mientras tanto, la investigación continúa. La fiscal Olszaniecki espera resultados en mayor profundidad tras la necropsia. El “objeto contundente” sería, posiblemente, una botella de cerveza que ordenó Ariel G., un ex ladrón quilmeño que había pasado un tiempo en el penal de Gorina, el principal sospechoso detenido por el caso que llevó a Carolina al hotel Susurros a bordo de un Ford Focus que fue tomado por cámaras de seguridad. Sin embargo, la fiscal todavía no cuenta con estudios que hablen de posibles fragmentos de vidrio en el interior del cuerpo.

Fuente: infobae.com

No te pierdas