El casco de un piloto Argentino de Malvinas fue puesto a la venta en internet por un ciudadano inglés


Los hijos del piloto Miguel «Toto» Navarro, quien fuera el jefe del Escuadrón Pucará de aviación durante la guerra de Malvinas, se encuentran desesperados por recuperar el casco que utilizó su padre en el conflicto bélico, que actualmente se encuentra a la «venta» en un sitio de subastas online por un precio de 8.000 dólares.

El objeto de guerra fue puesto a la subasta en la web eBay por un ciudadano inglés llamado Jonathan Callwill, quien, pese a haber sido notificado sobre la necesidad de la familia Navarro de recuperarlo, parece no darse por vencido en su intención de vender el artículo.

Mauricio y Verónica Navarro, hijos del ex combatiente, advierten que no poseen el dinero suficiente como para poder comprar el casco en la publicación y aseguran que si para el sábado no logran conseguirlo, el mismo será rematado por su actual dueño.

«Nos enteramos de la subasta del casco de mi viejo por un amigo que tenemos en Olavarría, que es un fanático enfermo de todo lo que hizo el Escuadrón Pucará«, afirmó Mauricio Navarro

«Me mandó las fotos y vi que en la parte frontal tiene escrito en imprenta el término ‘Toto’, que es el apodo de mi viejo. Le mandé las fotos a él por whatsapp y enseguida me respondió: ‘Sí, ese es mi casco’«, agregó.

La pieza, de color blanco, está acompañada por la máscara de oxígeno que se utilizó para participar en el conflicto bélico en las Islas.

«Más que ilusionado, mi padre está un poco indignado. Me dice que no piensa poner un peso para recuperarlo. Para él, es como una humillación tener que poner dinero de su bolsillo para recuperar algo que es suyo. Pero nos dejó que nosotros siguiéramos con la lucha», explicó Mauricio.

El anuncio en eBay se encuentra ahora en unas 6.200 libras esterlinas (350 mil pesos)
El anuncio en eBay se encuentra ahora en unas 6.200 libras esterlinas (350 mil pesos)

El hijo mayor del piloto aseguró que al enterarse de la subasta, el casco estaba valuado en unos 160 dólares. «Empecé a ofertar un poco más de dinero, pero cada vez que ponía una cifra, enseguida me la superaban. Un día me la jugué y oferté 3.000 dólares. No los tengo, pero en su momento creía que los podía conseguir con el préstamo de un amigo. Pero esa cifra también la superaron. Ahí ya no supimos más qué hacer», explicó.

Fue entonces cuando el hijo del piloto decidió enviarle un correo al propio vendedor del artículo. «Le escribí un mail en el que le expliqué que el casco pertenecía a mi padre, que él estaba vivo. Y le pedí que lo quitara de la subasta, para ver si nos lo podía entregar para que mi viejo lo recuperara. Nunca me respondió«, afirmó.

Durante la publicación, Callwill explicó que unos años atrás, él le compró el objeto a la esposa de un veterano de guerra inglés. La mujer quería sacarse de encima el casco cuanto antes porque pensaba que iba a ser hostigada. Además, el vendedor británico creía que el dueño argentino del casco de aviación ya había muerto.

Miguel «Toto» Navarro fue el jefe del Escuadrón Pucará durante la Guerra de Malvinas. El 2 de abril de 1982, partió en su avión, Matrícula A-528, desde el aeropuerto de la base de la tercera brigada aérea de Reconquista, Santa Fe. Su hijo Federico, que entonces fue a despedirlo al aeropuerto, tenía 10 años en aquel momento.

«Recuerdo todo con detalles. Me acuerdo de que me dijo que yo era el varón de la familia y que tenía que cuidar a mi mamá y a mi hermana menor. Y después me acuerdo el momento exacto en el que se puso el casco, se puso la máscara, cerró la cabina y se fue. Yo lloraba a mares, no sabía si lo iba a volver a ver»

Navarro aterrizó en Río Gallegos y a los pocos días fue destinado a las Islas, para combatir en los aires de Malvinas. «Los del Escuadrón Pucará fueron los únicos que fueron bombardeados durante todo el conflicto. Mi viejo estuvo en Goose Green, en Darwin y en Puerto Argentino y les dieron durísimo. Ellos eran los encargados de operar en pistas precarias y del traslado de armamento».

Miguel “Toto” Navarro (destacado sobre la derecha), junto a su escuadrón en las Islas. Es la única imagen del piloto en Malvinas que posee la familia actualmente
Miguel “Toto” Navarro (destacado sobre la derecha), junto a su escuadrón en las Islas. Es la única imagen del piloto en Malvinas que posee la familia actualmente

El hijo de Navarro recuerda que el 29 de mayo de 1982 fue el día de rendición de su padre ante los soldados ingleses. «En ese momento, había dos aviones. Uno funcionaba perfectamente y el otro estaba dañado. Tenía varios orificios de bala, por lo que estaban tratando de taparlos con cinta aislante. Así de difícil era», relató.

«Justo cuando iba a intentar volar ese segundo avión, fueron notificados de que los ingleses habían tomado la base aérea Cóndor, donde él se encontraba. Cuando lo convirtieron en prisionero, él se encontraba con el casco en su mano. Lo tuvo que entregar», aseguró.

El piloto Miguel “Toto” Navarro, en la actualidad
El piloto Miguel “Toto” Navarro, en la actualidad

En la actualidad, Miguel «Toto» Navarro tiene 78 años y su salud es delicada. «Tiene puestos ocho stents. Tuvo problemas en el corazón. Y nosotros sabemos que estos temas lo angustian mucho. Por eso, preferimos hablar nosotros y que él se mantenga alejado de todo».

El avión que utilizó principalmente «Toto» Navarro se encuentra hoy expuesto en perfecto estado en el museo de Aviación Norfolk & Suffolk, en Norwich. Debajo de la ventanilla izquierda está escrita la inscripción «Toto Juan». «‘Toto’ era por mi papá y ‘Juan’, por el principal mecánico que trabajó en la máquina».

El avión Pucará utilizado por Navarro en la guerra se encuentra expuesto en un Museo de Aviación en Norwich, Inglaterra
El avión Pucará utilizado por Navarro en la guerra se encuentra expuesto en un Museo de Aviación en Norwich, Inglaterra

Los hermanos Navarro saben que cuentan con poco tiempo para poder adquirir el objeto de tanto valor para su padre, pero todavía no disponen del dinero como para poder comprarlo en la subasta.

«Nosotros queremos conseguirlo, que él lo pueda tener un tiempo en sus manos y después donarlo. Queremos que la gente pueda ver cómo era el casco de un hombre que fue a las Malvinas a defendernos. Y más si lo llegara a comprar otra persona, no es justo que la gente no tenga acceso al casco, que no lo pueda ver. Nuestro papá ya nos dijo que hagamos lo que querramos con él. Todavía es un tema que lo sensibiliza demasiado», afirmó Mauricio Navarro.

Fuente

¿Qué opinas de esta nota?
  • Satisfacción 
  • Esperanza 
  • Bronca 
  • Tristeza 
  • Incertidumbre 
  • Indiferencia 

ExtraCatamarca

Diario digital - Catamarca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *