Federico López fue recibido por el intendente Gustavo Jalile, quien le prometió ayuda económica

  • 10
    Shares

Federico López, hijo de un reconocido carpintero de Sumalao, es un joven chacarero que cursó sus estudios en la Universidad de Catamarca recibiéndose de Licenciado en Física.

Luego de su paso por el prestigioso Instituto Balseiro, hoy enfrenta un desafío mayúsculo en su carrera profesional: cursar el Doctorado en Química en la Universidad de La Plata.

López, con sus jóvenes 24 años enfrenta una de las instancias más exigentes en la formación técnica disponible en nuestro país. Luego de compartir un desayuno con el Intendente de Valle Viejo, Gustavo Jalile, Federico recibió con beneplácito el compromiso de una ayuda por parte de la comuna que le permitirá afrontar los gastos que demanda el desarraigo para afrontar este desafío.

Según el comunicado oficial de Prensa de la Municipalidad chacarera, «el intendente Jalile no disimuló el orgullo por el espíritu de lucha y superación de este joven chacarero, quien es un modelo a seguir».

¿Quién es Federico López, el joven becado por el Balseiro?

Egresó a fines de 2018 de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, de la Universidad Nacional de Catamarca, con el título de Licenciado en Química. Tiene 24 años, y este año fue seleccionado entre 800 postulantes de Latinoamérica para llevar adelante trabajos de investigación en el Instituto de Energía Nuclear Balseiro, en San Carlos de Bariloche, Argentina.

En febrero de este año, investigó junto a destacados científicos residentes en el Instituto Balseiro e intercambió experiencias con otros 14 estudiantes seleccionados de Latinoamérica. Comentó que la convocatoria para la beca se abrió en octubre del año pasado, le comunicaron los resultados en diciembre, y la beca se desarrolló entre el 4 de febrero y el 1 de marzo de este año.

“Cuando llegamos al Balseiro, éramos 15 personas seleccionadas de toda Latinoamérica. Nos proporcionaron diferentes proyectos que se llevan a cabo allí y teníamos que elegir uno que nos gustara. Nos dieron charlas sobre cada uno de ellos, luego elegimos y al finalizar comenzamos a trabajar. Las primeras semanas consistieron en armar los proyectos, armar experimentos y la última semana tuvimos que analizar los resultados, preparar un Póster y presentarlo”, contó.

Precisó que con el acompañamiento de sus directoras, Fabiana Gennari y Maria Laura Graffo, ambas investigadoras del Balseiro, “estudiamos un compuesto que se llama ortosilicato de litio; y la capacidad de ese compuesto para capturar dióxido de carbono del medio para ambientes a altas temperaturas. Se lo podía usar, armar capuchones y colocarlos en las chimeneas de las fabricas que emiten el contaminante con el beneficio de que disminuye la cantidad de dióxido de carbono que estas emiten”.

Dijo que “este compuesto tiene un problema que se llama envejecimiento, lo cual disminuye su capacidad de captura y nos abocamos a estudiar este aspecto”.

Federico mencionó que en forma paralela recibió una beca del CONICET, a través de la cual en abril de este año iniciará su Doctorado en el Instituto de Investigaciones Físicoquímicas Teóricas y Aplicadas, (INIFTA), en la Universidad de La Plata.

En octubre de 2018, Federico presentó un trabajo de investigación, adelanto de su Tesis, sobre las fuentes de energías alternativas combinadas con la nanotecnología en el Congreso Internacional de Metalurgias y Materiales, (SAM-CONAMET 2018), que se realizó en el Instituto Balseiro. Su trabajo formaba parte de un proyecto de investigación de Electroquímica, del laboratorio de Electroquímica Básica Aplicada de la FACEN, con el acompañamiento de los docentes Ana Silvina Fuentes, Francisco Filippín y Narciso Díaz.

Además, en 2017 esta investigación denominada “Uso de Materiales Nanoestructurados como Cátodos Alternativos para Celdas de Combustibles” fue publicada por una prestigiosa revista durante un congreso en Portugal y varias a nivel nacional en congresos como el de la Asociación de Física Argentina, NANO 2018.

“Desarrollamos electrocatalizadores para celdas de combustibles y al ser una tecnología bastante novedosa nos abrió las puertas a diferentes congresos en diferentes partes del país e incluso a publicar tanto a nivel nacional como internacional”, indicó el joven profesional.

“La principal aplicación que tienen estos electrocatalizadores es que funcionan como cátodos en celdas de combustibles. Las celdas de combustibles son tecnologías novedosas que permiten obtener energía eléctrica a partir de combustibles como el hidrógeno y estas son energías renovables. Esto tiene un impacto importante para nuestras comunidades ya que las celdas de combustibles al generar electricidad a partir del hidrógeno que se puede obtener del agua se puede aplicar en lugares remotos de la provincia donde, por ejemplo, no llega el suministro de energía eléctrico”, comentó.

¿Qué opinas de esta nota?
  • Satisfacción 
  • Esperanza 
  • Bronca 
  • Tristeza 
  • Incertidumbre 
  • Indiferencia 

Jorge Claramonte


  • 10
    Shares